FANCESA: regionalismo y mercado

Chuquisaca se ha sumido en una profunda crisis inter-institucional debido a posiciones opuestas que enfrentan por un lado a la Universidad San Francisco Xavier - Alcaldía Municipal de Sucre y por el otro a la Gobernación de Chuquisaca. La posibilidad de trasladar una parte de la fábrica de Cemento Fancesa, concretamente: una planta moledora y embolsadora a territorio cruceño, que significa aproximadamente el 30% de la nueva línea de producción de cemento, ha provocado un conflicto entre bloques de poder del departamento de Chuquisaca.

El conflicto se ha fundamentado en función de términos técnicos por el lado de Universidad-Alcaldía y sociales por el lado de la Gobernación ambos altamente orientados al extremo del regionalismo chauvinista, o a la búsqueda de mercado.

Se debe tomar en cuenta que el mercado cruceño para Fancesa significa más del 70% de su producción, pero su cuota de mercado se ha reducido drásticamente de 100% en 1980 a un 57% en 2012. La proyección de nuevas empresas como las estatales en Oruro y Potosí, o la privada Itacacamba en Santa Cruz, atemorizan a Fancesa temiendo la caída de la demanda de cemento en los próximos 10 años.

A pesar que Fancesa es directamente presentada como empresa del pueblo, esta no responde al pueblo en sí, sino a Universidad, Alcaldía y Gobernación, esta situación le da un carácter de empresa privada de capitales públicos, negándole el acceso directo del pueblo a las cuestiones económicas de Fancesa. Hechos como las irregularidades en la firma de contratos con empresas de servicio, la falta de transparencia en temas económicos, y el extremo de haber puesto la empresa en manos del egoísmo regionalista neoliberal son algunos de los problemas que la empresa tiene que afrontar.

Todo esto demuestra que a pesar que nacionalizar una empresa sea un paso agigantado al socialismo no es suficiente y sin dar el paso hacia la nacionalización de toda la economía permanecemos esclavos del mercado. Solo transparentando las ganancias y poniendo la empresa y toda la producción cementera bajo la planificación económica y el control obrero organizado, se podrá empujar la crisis a favor del pueblo.