Marcha por Eliana Rivas y contra los feminicidios

Hace cerca de un año que Eliana Rivas, compañera nuestra de la universidad UAGRM de Santa cruz, se convirtió en una víctima más de la ola de feminicidios que se comenten en esta urbe  y en todo el país.es2

En horas de la noche, cuando retornaba a su casa ubicada en las periferias de la ciudad, fue atacada por un hombre desconocido que pasaba por la misma calle, el cual, aprovechando las circunstancias la metió en un lote baldío para violarla y posteriormente asesinarla (aunque esto último no era la intención… expresó el autor del hecho). Después de una serie de movilizaciones por parte de los compañeros, amigos  y familia de Eliana, se logró dar con el autor del crimen, que se declaró culpable diciendo que no entendía por qué accionó de tal manera y que al final “él la dejó respirando”…. Que no quería matarla… “fue un accidente”.

Para las mujeres,  y en especial para las que conocimos a Eliana, esta historia nos genera una gran frustración. Saber que por el hecho de ser mujer se corre el riesgo de ser agredida sexualmente, porque hay hombres que creen tener el derecho sobre la dignidad  y el cuerpo de una y porque vivimos en una sociedad violenta  y altamente machista, es  un recuerdo constante de que no estamos a salvo de que la siguiente victima seamos nosotras  u otra cercana a nuestra.

Sin embargo la historia de Eliana no termina ahí, aún falta una segunda gran frustración: “Hacer que la justicia  funcione y se aplique”. A pesar de que la abogada del caso imputo por el tema de feminicidio al acusado, el juez decidió que el proceso de investigación se lleve  a cabo por asesinato. Cabe decir que aún existen muchas ambigüedades en relación a la diferenciación de estas categorías provocando que se invisibilice toda esta realidad de violencia  hacia las mujeres.

Finalmente, después de casi un año, el proceso llega a su etapa final que es el juicio oral y público que, de acuerdo a las características de nuestro sistema, llevará otro tiempo realizarlo. (¡Ya es casi un año!)

Debido a esta situación de indiferencia de la sociedad frente a la cantidad de feminicidios, de la falta de empatía del sistema judicial  y el total desentendimiento de las autoridades por temas tan estructurales, es que, familiares  y amigos de Eliana junto a una serie de colectivos feministas están organizando este 23 de abril una marcha en la plaza principal en repudio a los constantes feminicidios, violencia de género y la retardación de justicia en estos casos.

En Bolivia, cada cuatro días una mujer es víctima de feminicidio y en muchos casos, a manos de la misma pareja de la víctima.

Con esta marcha se busca que las cosas se las nombre tal cual son y no se pretenda esconder una realidad violenta que nos rebalsa cada día  y que constantemente se lleva consigo a mujeres en todo el país producto de las estructuras patriarcales internalizadas en la población.

Eliana fue una víctima de muchas,  y el peor enemigo para luchar contra la violencia es el silencio. Romper con el mismo es un paso fundamental para cuestionar y denunciar lo que pasa. Es por ello que invitamos a participar activamente de la marcha del día 23 para decir a una sola voz que una ley no es suficiente para cambiar la realidad, que se necesitan cambios estructurales verdaderos y a largo plazo y que el sistema judicial no puede seguir operando con ineficiencia  y retardación de justicia, además de maquillar las problemáticas escondiendo la causa de muerte de muchas mujeres.