Bolivia con Ayotzinapa: ¡que renuncie Peña Nieto!

En el 104 aniversario de la Revolución Mexicana de 1910, la voz de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos por el narcogobierno se escuchó en todo el mundo, exigiendo la renuncia de Peña Nieto. En Bolivia hubo marchas y mítines de protesta en varias ciudades del país. A continuación un informe de esta jornada de movilización internacionalista de la juventud boliviana, particularmente referido a las manifestaciones de Potosí y Santa Cruz a las cuales, como anunciado en esta página, participamos personalmente.

Las movilizaciones en el paíszocalo

Además de Potosí y Santa Cruz, hubo movilizaciones de estudiantes, colectivos y organizaciones políticas y juveniles también en La Paz y Cochabamba. En la sede de gobierno la marcha institucional de la UMSA congregó a más de tres mil estudiantes, docentes y autoridades en la que sin duda fue hasta la fecha la más grande manifestación en solidaridad con el movimiento estudiantil mexicano. La marcha movió del atrio de la universidad, donde sigue colocada una gigantografía exigiendo justicia por los 43 desaparecidos, hasta la avenida Mariscal Santa Cruz. Un pronunciamiento oficial de la casa de estudios superiores de La Paz denuncia al gobierno de Peña Nieto por estar trabando la búsqueda de los compañeros normalistas y a lo largo de todo el recorrido se escucharon eslóganes por la renuncia del presidente mexicano.

En Cochabamba, donde ya el pasado 22 de octubre hubo una marcha universitaria por Ayotzinapa, las actividades de solidaridad se concentraron en mítines informativos y de protesta en la central Plaza 14 de Septiembre, organizados por la “Universidad Popular Libertaria La Plaza”, mientras el Centro de Estudiantes de Sociología de la UMSS, dirigido por URUS, realizó una vigilia ocupando la vía pública con las 43 sillas vacías de los compañeros normalistas.

En Santa Cruz y Potosí

En la capital oriental un centenar de jóvenes, de colectivos juveniles y de carreras como la de sociología de la UAGRM, se dieron cita en la Plaza 24 de Septiembre para manifestar la solidaridad con la lucha de la juventud mexicana. Un corteo recorrió toda la plaza concluyendo en un debate abierto en las gradas de la catedral donde camaradas de Lucha de Clases pudieron tomar la palabra explicando el punto de vista que pusimos de manifiesto en el volante reproducido a continuación.

En Potosí una muy combativa marcha de los estudiantes de la Escuela Superior de Formación de Maestros “Eduardo Abaroa” atravesó buena parte de la ciudad, desde la sede de la Normal en la zona baja hasta la Plaza 10 de Noviembre. Participaron alrededor de 500 entre estudiantes, de los aproximadamente 700 que cursan en esta casa superior de estudios, docentes y trabajadores administrativos. La de Potosí es la única Normal que se movilizó el día de ayer y, con la de Warisata, la única hasta el momento que haya organizado en Bolivia actividades solidarias con la lucha de los normalistas mexicanos. A este resultado la Juventud Marxista hemos contribuido preparando el terreno de la movilización con un mitin de protesta, la exposición de carteles y material informativos, ya desde la anterior jornada mundial de movilización, el pasado 5 de noviembre (vea la galería de fotos al final).

Pese a que el año académico va acabándose y la comunidad estudiantil está empeñada en exámenes finales, el interés a debatir la lucha del movimiento mexicano es creciente, así que levantamos la propuesta de conformación de Comité de Solidaridad con México que pueda informar y organizar la participación a cualquier llamado que llegue de nuestros hermanos estudiantes del país centroamericano.

Su lucha es nuestra lucha

El mismo gobierno boliviano se hizo eco de la conmoción que la desaparición de los 43 de Ayotzinapa ha generado entre nuestra juventud, vistiéndose de luto para expresar la solidaridad con la juventud mexicana en la jornada de ayer. Un gesto simbólicamente significativo, pero como dicen en México: “no estamos de luto, estamos de lucha”, una lucha que sigue sumando fuerzas. Ayer la represión de las fuerzas represivas mexicanas fue violenta e intencional. Como dijo Pedro Cruz, compañero del CLEP-CEDEP y uno de los representantes del IPN en el dialogo con el gobierno retrasmitido por el canal universitario, Peña Nieto propone dialogo mientras reprime, anuncia más represión e intenta dividir el frente estudiantil (vea video a continuación).

 

Ayer el número de escuelas y universidades mexicanas en paro se multiplicó. El 30 de noviembre los normalistas mexicanos convocan a un congreso nacional estudiantil del cual, sin duda, saldrá un nuevo plan de movilizaciones. Para el 1 de diciembre varios sectores sindicales anuncian una huelga general. Debemos seguir vigilando y en alerta en apoyo de estas movilizaciones.

 


 

Bolivia con Ayotzinapa: ¡que renuncie Peña Nieto!

La lucha del movimiento estudiantil mexicano es nuestra propia lucha. Por un lado es la lucha contra uno de los principales reductos del neoliberalismo en nuestra América Latina y por la integración latinoamericana. Por el otro es la lucha por el derecho al pensamiento crítico, la educación y la vida, derechos que el capitalismo formalmente promete y concretamente niega constantemente en todo el mundo.

La masacre de Ayotzinapa ha conmovido al mundo entero, y no es para menos. 3 muertos, 17 estudiantes heridos y 43 desaparecidos, a manos de la policía y los carteles del narcotráfico. ¿Cuál fue su culpa? Estaban concentrándose para recaudar fondos para participar a las marchas conmemorativas de la masacre de estudiantes del 2 de octubre de 1968 y sumarse así a las movilizaciones del Instituto Politécnico Nacional. Pero, como lo ha escrito el matutino español El País, su culpa principal es la de ser estudiantes de una normal rural “cantera de profesores rebeldes”, donde la “situación de pobreza, violencia y corrupción política…es el caldo de cultivo ideal para crear generaciones de jóvenes muy ideologizados que rechazan el sistema”.

Y es que la crisis del “sistema” (capitalista) ha alcanzado en México (y no solo) niveles intolerables. Se estima que en 6 años, hasta 2012, hubo 60.000 muertos en la guerra de y contra el narcotráfico, siempre más vinculado al aparato estatal y fomentado por la CIA. La impunidad de los carteles choca con la mano dura del Estado contra los Grupos de Autodefensa Comunitaria. Pobreza y extrema pobreza siempre más difusas es contraparte a la extrema riqueza de algunos de los hombres más facultosos en el mundo. El completo alejamiento de la realidad de la podrida burguesía nacional se refleja en el “ya me cansé” del Procurador General y de la primera dama que no quería ser molestada, mientras se le premiaba por una telenovela, con la pregunta que todo el mundo hace: ¿dónde están nuestros compañeros normalistas?

Las contrarreformas de los gobiernos de derecha, hasta la privatización del petróleo, han derrotado a luchas debilitadas por su aislamiento y falta de una dirección adecuada. Pero el movimiento estudiantil se ha convertido en el polo que concentra todo el enojo acumulado. Por esto pese a la represión, los intentos de dividir, las histéricas campañas mediáticas en contra de las alas combativas del movimiento (como nuestros camaradas de La Izquierda Socialista), el movimiento sigue creciendo y sumando fuerzas. La jornada de hoy es antesala al Congreso Estudiantil convocado por los normalistas para el 30 de noviembre y a la huelga general proclamada por varios sectores sindicales para el 1 de diciembre. El objetivo debe ser la renuncia de Peña Nieto, requisito indispensable para obtener justicia y revertir las políticas neoliberales.

El #TodosSomosAyotzinapa es para nosotros no solo un movimiento natural y humano de solidaridad a hermanos nuestros luchadores de otros países. Es el reconocimiento que su lucha y la nuestra son las mismas. Incluso en un país como Bolivia y con todos los avances en tema educación, los problemas de la educación regular, en las normales y las universidades, así como las dificultades en conseguir trabajo y vivienda, son un lastre pesado al desarrollo de la juventud y la demostración que nuestras más naturales aspiraciones son incompatibles con un sistema que defiende la acumulación privada de riquezas, en que la igualdad de oportunidades es solo formal.

Movilizaciones se han dado, particularmente hoy, en diferentes ciudades del país. Lucha de Clases se adhiere a ellas con la más sentida participación, ofreciendo análisis y con una propuesta. Conformemos Comités de Solidaridad abiertos a todas las organizaciones e instituciones representativas de la juventud y los sectores sociales explotados para promover debates públicos, ampliando la solidaridad y organizándola a todos los llamados que vengan desde México.

¡Que viva la solidaridad internacional!

¡Vivos se lo llevaron, vivos los queremos!