Un doble aguinaldo para “dos COB”

Sorpresivamente Evo Morales ha decretado el pago de doble aguinaldo para trabajadoras y trabajadores del sector público y privado, para este año y todos los años en que el crecimiento del Producto Interno Bruto supere el 4,5%. En el ampliado de la Central Obrera Boliviana esta medida ha concentrado larga parte del debate resolviéndose abandonar el lanzamiento del Partido de los Trabajadores (PT) y relanzar una “alianza estratégica” con el MAS para las elecciones de 2014. Sin embargo el PT sigue en proceso de inscripción de militantes y legalización.

“Socializar la riqueza”

Justificando la promulgación del doble aguinaldo Evo Morales ha declarado: “como va creciendo la economía nacional no somos quienes dobleaguinaldoel anuncio del doble aguinaldo en BTVpara privatizar la riqueza, nuestra política será socializar la riqueza”. El auge de la economía nacional y las políticas sociales del gobierno han permitido una reducción sensible de la pobreza y pobreza extrema, contribuyendo a la generación de casi medio millón de empleos formales, es decir que cuentan con seguridad social. Sin embargo es inevitable en un sistema capitalista que la bonanza económica acabe por “privatizar la riqueza” en manos de empresarios, latifundistas, banqueros y multinacionales, creando nuevas desigualdades.

En estos años hemos aportado a la crítica de este fenómeno sacando a luz muchas cifras oficiales que lo demuestran. Las más llamativas son las que muestran como la cuota empresarial sobre la riqueza del país se ha incrementado de un 50 a un 53 por ciento entre 2005 y 2011 (fuente: INE), o los cambios en la estratificación de las cuentas bancarias, en que se descubre como en Bolivia un puñado de multimillonarios ha llegado a concentrar el 40% de todo el dinero depositado en los bancos en poco más de 200 cuentas bancarias superiores a 2 millones de dólares (fuente: ASFI).

Las críticas al doble aguinaldo

Estos hechos hacen caer por su propio peso uno de los argumentos más utilizados por quienes se han opuesto al doble aguinaldo y que ha tenido mucha eco en organizaciones sociales como gremiales, sectores campesinos etc. Es decir que esta plata era mejor gastarlo en proyectos de inversión en salud, educación etc. En realidad el doble aguinaldo – como los aumentos salariales etc. – excluye la posibilidad de inversiones sociales solo si mantiene que es justo que la riqueza siga concentrándose en pocas manos o que las multinacionales, gracias al auge de precios, ganen más a pesar de la parcial nacionalización. Lo cual es evidentemente intolerable en un país necesitado tanto de inversiones sociales como de condiciones salariales y laborales que saquen a las trabajadoras y trabajadores del subempleo.

La CEPB (Confederación de Empresarios Privados de Bolivia) y la CAO (Cámara Agropecuaria de Oriente) han acordado con el gobierno diferir hasta fin de febrero el pago del doble aguinaldo, porque la medida no podría ser acatada de igual manera por todos sus afiliados, generando dificultades particularmente las pequeñas y medianas empresas (PYMEs). Las protestas del sector privado han servido sobre todo a la dirección de la COB para darse un discurso combativo, exigiendo el pleno cumplimiento del decreto, en un momento sensible de viraje de su política hacia la alianza con el gobierno, que lleva consigo además la prórroga por un año de la actual dirigencia.

El mito de las PYMEs (pequeña y medianas empresas)

El mito de las pequeñas y medianas empresas las representa como producto de la “laboriosidad empresarial” y generadoras de empleos, que deberían ser cuidadas por las políticas del Estado. La realidad demuestra que este es el principal sector en que el crecimiento económico, grande o pequeño que sea, es pagado directamente por las trabajadoras y trabajadores. La no presentación de planillas para burlar aumentos salariales y fiscalización es práctica muy común: en 2011 por ejemplo sólo 2000 de las 4500 empresas registradas en Bolivia cumplieron con el pago del aumento salarial en los términos fijados, y solo un 31% presentó las planillas de fin de gestión de 2012, según informa el propio Ministerio de Trabajo.

Además la obligación de la presentación trimestral de planillas es un hecho de contabilidad interna a la empresa al que los trabajadores no tienen ningún acceso. Los elevadísimos niveles de endeudamiento con las AFPes demuestran que, en ausencia de un control de los trabajadores, la presentación de planillas no es garantía del cumplimiento de leyes. Los altos grados de precarización laboral permiten al empresariado, particularmente de las PYMEs, hacer lo que quieren.

En los días posteriores a la promulgación del doble aguinaldo escuchamos varios empresarios de El Alto como Santa Cruz lamentar que en pequeñas empresas no podrían cumplir con esta norma, porque se rigen sobre el trabajo a destajo, pagando a los obreros por producción como si fueran trabajadores por cuenta propia y sin estabilidad laboral. En la anticuada Ley General del Trabajo que tenemos, que remonta en su primera promulgación a 1939, el trabajo a destajo sólo es reconocido como forma excepcional de “trabajo a domicilio”, pero la extensión de esta forma de relación laboral en talleres, oficinas y otros establecimientos es demostración de cómo la clase obrera sea la que realmente cargue con el “riesgo empresarial” de las PYMEs.

Doble aguinaldo e inflación

En una nota difundida por el Banco Central de Bolivia se lee: “al tratarse [el doble aguinaldo] de un ingreso extraordinario es de esperar que gran parte de éste se destine al ahorro y, en este caso, no tendrá ningún impacto inflacionario. Si parte de este ingreso se destina al consumo, se debe tomar en cuenta que los bienes y servicios pueden ser de origen importado cuyos precios se determinan en los mercados internacionales, y si se trataran de bienes nacionales, es muy probable que no sean productos de la canasta del IPC”. Es decir que para el BCB no hay que temer efectos sobre los precios porque el doble aguinaldo podrá ser ahorrado, gastado en el celular nuevo o el auto importados, pero es de descartar que se utilice en viajes, alimentos, ropa y todos los demás productos que contribuyen a determinar el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

La realidad es que estas declaraciones un poco tajantes no se basan sobre su propio pronostico sino sobre la confianza en la eficacia de “todo el arsenal” (para utilizar palabras del Ministro Arce) que el BCB y el Ministerio de Finanzas utilizan para combatir la inflación. Entre las principales armas manejadas destacan los Certificados de Depósito ofrecidos a una tasa del 4,5% a las AFPes y a un fondo privado de jubilación de dependiente del Banco Bisa – que tiene además el objetivo de frenar la caída libre de la rentabilidad de los aportes a la jubilación – además de la oferta de títulos. La misma nota del BCB recuerda que: “se incrementó progresivamente la oferta de títulos durante el año y actualmente alcanza a Bs 900 millones en cada subasta pública semanal”.

Cada semana el BCB subasta títulos de débito por BS 900 millones para retirar circulante y evitar inflación. Los principales participantes en estas subastas son los bancos privados, que, gracias a esto, multiplicaron por 30 sus ganancias en los años pasados. Así el gran capital nacional y extranjero (AFPes) se sienta, no invitado, a la mesa del reparto de la riqueza, mientras asociaciones de campesinos y gremiales reivindican políticas productivas y alertan sobre la posibilidad que ellos mismos vayan subiendo precios al ritmo de la inflación.

El viraje de la COB

Como dicho la promulgación de una medida parcial y sujeta a revisión en el tiempo como el doble aguinaldo ha sido suficiente para que encobsczLectura de la resolución de la COB el último ampliado de la COB, celebrado en la ciudad de Santa Cruz, se resuelva abandonar el proyecto del Partido de los Trabajadores para impulsar una “alianza programática” con el gobierno para “defender, reencaminar y profundizar el proceso de cambio”. Estos proclamas – condimentados de referencias al socialismo que, sin contenido concreto, son a lo mejor maximalistas – no convencen en lo absoluto.

En primer lugar porque se trata de un guion ya representado, con tanto de prórroga de la actual dirigencia cuando hubiera sido más saludable, ante semejante cambio de línea, convocar a un congreso extraordinario en que las tesis en debate sean contrapuestas y sometidas a discusión entre el cuerpo vivo de la militancia sindical. En segundo lugar porque en la lógica de colaboración de clases del gobierno, a normas como el doble aguinaldo corresponden las negociaciones con el sector privado por ejemplo sobre la Ley de Inversiones, lo cual descargará nuevas presiones sobre la clase obrera y la COB en vez de meterla en condición de influir sobre el gobierno.

Que perspectiva para el PT

En la lógica de la resolución aprobada, el PT es ya un estorbo que se ha escapado de la mano de la dirigencia de la COB, habiendo además cumplido su función de ejercer presión sobre el gobierno. La Dirección Nacional del PT y algunos dirigentes sindicales siguen con el proceso de legalización del partido, pero ante la defección de la COB resulta más que nunca evidente que las perspectivas de este partido están fuertemente vinculadas a la capacidad de corregir algunos errores en el sentido que venimos criticando hace tiempo.

El programa no es algo que pueda construirse en la marcha o postergarse en nombre de un “pluralismo de tendencias” que no ha servido a acercar al PT a las masas laborales, sino solo a individuos y corrientes políticas que en estos meses se han ido jactando del título de “cofundador del PT” sin tener ninguna representación real en la clase obrera. Debe ser producto de iniciativas territoriales y un debate entre las bases que se abra a la juventud y a la clase obrera no sindicalizada, construyendo el partido. Un programa que sepa dialogar también con las exigencias materiales más sentidas de las bases populares (obreras, campesinas e indígenas) del MAS, y con su exigencia política de no abandonar la lucha por completar la revolución. Ante las divergencias en la clase obrera sindicalizada con relación al gobierno, esta es la única manera para hacer el PT viable.

La falsa alternancia

Del ampliado de la COB no han surgido propuestas para combatir la inflación con una política de clases para soldar la lucha del movimiento obrero al movimiento campesino y las clases medias empobrecidas. Ni hubo planes de luchas para utilizar otras medidas como la que instituye las “empresas sociales” administradas por trabajadores como terreno de organización de vanguardias político-sindicales en la lucha por el socialismo. La Dirección Nacional del PT por su lado criticó al doble aguinaldo como un intento de dividir a la clase obrera frenando su proceso de independización y por ser discriminatoria porque “no llegará a aquellos sectores profesionales, cuyos salarios sobrepasen el básico del Presidente del Estado” y será calculado sólo sobre el salario básico en el sector público, sin decir una palabra no solo de todos los problemas de precariedad e informalidad laboral en el sector privado, sino tampoco sobre la lucha de los jubilados.

Así las posiciones aparentemente encontradas en la COB resultan igualmente inutilizables para las luchas de las grandes masas laborales, precarias e informales del país y solo reproducen una falsa alternancia entre oportunismo y sectarismo que la COB ha vivido y se prepara a seguir viviendo. Este cortocircuito será solucionado cuando los límites del Estado burgués a la hora de desarrollar las fuerzas productivas del país, límites hoy disimulados por el auge económico,  se harán más evidentes, empujando a la lucha para defender sus conquistas a las masas obreras, campesinas, indígenas y de clase media empobrecida, del MAS, de la COB y de ninguna de estas organizaciones. Es para estas batallas decisivas que es necesario construir y consolidar una corriente revolucionaria de masas en las filas del movimiento obrero, campesino-indígena y juvenil.