Ni CONALCAM ni CONADE: ¡Por un Encuentro Nacional de delegados en defensa de la COB y por el Instrumento Político de la clase obrera para combatir a la derecha!

ampliado La PazLa fracción sindical del MAS ha impedido la realización del ampliado de la COB y apoderándose de la presidencia vacía ha lanzado su convocatoria a Congreso. Representan al gobierno y sectores ajenos al movimiento obrero, al igual que Mitma y el CONADE.

El ejecutivo de la FSTMB Orlando Gutiérrez y los demás dirigentes de la fracción sindical masista que piden a Mitma de ser “orgánico”, brillan por su gestión antidemocrática. No convocan a ampliados en sus federaciones y centrales departamentales; no descartan el recurso al fraude, como en Huanuni, para disgregar a las bases; se niegan a cumplir la resolución del último ampliado celebrado en Potosí organizando congresos en sus respectivos sectores que, como en el caso de los mineros, siempre fue previo al de la COB.

Desmovilizando a la COB arremeten contra la única organización social, que, pese a los errores sus dirigentes, cuente con la credibilidad necesaria entre las masas para combatir a la derecha. Sin embargo después de años en que el MAS ha impuesto la agenda, las reivindicaciones y los dirigentes de la COB, solo tienen el apoyo del gobierno a sus maniobras divisionistas para lograr su objetivo. Esto no da respuestas ni siquiera al sano instinto de la clase obrera que no ha encontrado en la política de Mitma un arma para apropiarse de las movilizaciones y barrer con la histeria reaccionaria de la clase media y la derecha.

El nuevo Código del Sistema Penal del MAS que Evo decidió abrogar, actualiza, hereda y en algunos casos (como la eliminación del delito de lock-out o huelga patronal y la sanción nueva contra el avasallamiento de tierras) empeora el viejo Código Banzer en la parte relativa a las luchas sindicales y sociales.

En vez de abrogar todas las sanciones del viejo Código utilizadas en 2012 contra los mineros de Huanuni o el año pasado contra los compañeros de Achacachi, el gobierno las embellece salvando únicamente las luchas que sean declaradas “legales” por las autoridades de Estado. El resultado es agrandar el poder del Estado como árbitro del conflicto social en defensa de las concesiones a multinacionales y a empresarios nacionales, previniendo toda posibilidad que cualquier lucha futura pueda trascender los límites capitalistas o del MAS.

Pero el discurso de Mitma “en defensa de la democracia contra la dictadura” es totalmente descabellado, no educa a las masas ni permite al movimiento obrero de recuperar su independencia. De hecho Mitma lamenta que el Ministerio de Trabajo, en contubernio con la fracción sindical masista, no le ha avalado la convocatoria al Congreso de la COB. La democracia que ya tenemos y defiende Mitma es la que exige a los trabajadores de pedir venia al Estado para organizar su propio Congreso.

La clase obrera al contrario lucha por emanciparse del tutelaje del Estado que decretó el fracaso de la Revolución del ’52. Es este el balance de las luchas obreras contra Goni, Mesa, la Media Luna, el legado neoliberal de la reforma de pensiones el cierre de Enatex, los despidos, el alza de tarifas etc. Ni Mitma ni la fracción masista representan esta batalla que comparten todos los sectores expropiados de su autónoma iniciativa, como los campesinos de base de Santa Cruz que, a pesar de los llamados de García Linera y Moldiz por una respuesta de masas contra la “conspiración” han sido frenados por el partido mientras la organizaban.  

Para el grueso de los activistas sindicales, además, desmovilizar significa permitir al gobierno de implementar su Código, los acuerdos con los empresarios y su ataque a la COB. Por esto las CODes de Potosí y Sucre han ratificado el apoyo a Mitma. El ampliado de fabriles de Cochabamba, en cambio, ha resuelto rechazar el CONADE de Mitma y la CONALCAM del gobierno, intimando a los representantes fabriles de retirarse de este ente paralelo a la COB.

Tomamos esta última resolución como una confirmación de nuestras tesis y una base de la cual partir, porque restituye la centralidad obrera en la fase que se abre. Es necesario que desde estos sectores de vanguardia se organice un Encuentro Nacional de delegados democráticamente elegidos entre todos los sindicatos empeñados en la lucha y los que cuidan la defensa de la unidad de la COB y su independencia. Este encuentro debería plantear un programa de reivindicaciones transitorias acorde a la coyuntura, como ser:

- Rechazar todas las normas – desde la Ley del Funcionario Público a las que disciplinan la  estatización de los sindicatos, inclusive el nuevo Código – que limitan el ejercicio del derecho a la huelga y las libertades sindicales;

- abrogación de la Ley contra el avasallamiento de tierras, incorporada en el nuevo Código Penal, y de todos los acuerdos con los agroindustriales que han privatizado nuestras fronteras orientales y liquidado la reforma agraria;

- reversión de todas las concesiones a las multinacionales, concesiones que han significado recortes a los presupuestos, empeoramiento de los servicios básicos y desempleo profesional;

- por el Congreso en todas las federaciones y CODes previos a un Congreso Nacional de la COB en el cual, con el voto sobre una resolución de conocimiento de todos los trabajadores, se debata levantar el Instrumento Político de la clase obrera como alternativa al MAS y para combatir la derecha.