¡Rechacemos la demanda de Glencore! ¡Nacionalización de ILLAPA bajo administración obrera!

vinto nacionalizadaLa firma suiza Glencore a través de su sucursal financiera establecida en el paraíso fiscal de las Islas Bermudas, interpuso una demanda de arbitraje internacional con la cual pide el resarcimiento de 675,7 millones de dólares por la nacionalización de Colquiri y Vinto.

En detalle la multinacional, que en Bolivia opera como Sinchi Wayra, pide $us 387,7 millones por Colquiri; 57,7 millones por Vinto; 1,9 millones por sus predios, 600 mil por estaño estocado y $us 228 millones por los intereses. La Procuraduría del Estado objeta que en la demanda se calculan erróneamente los intereses y hay sobrevaluación de los activos, subrayando también el carácter ilícito de las adquisiciones de esta empresa en Bolivia.

La Procuraduría del Estado, particularmente bajo la dirección de Héctor Arce actual Ministro de Justicia,  ha demostrado saber negociar compensaciones inferiores a las exigidas por las multinacionales por las nacionalizaciones. Pero esto no es suficiente ni más “practico” de la nacionalización sin indemnización y bajo administración obrera que defendemos el movimiento revolucionario socialista y las vanguardias obreras.

En primer lugar, si se afirma que hay activos adquiridos ilícitamente, no corresponde ninguna compensación. Sin embargo aunque las auditorias han comprobado el daño al Estado de las multinacionales del gas o de otros sectores, se les ha indemnizado religiosamente y siempre. Nuestro país no se lo puede permitir.

El monto exigido por Glencore son 10 hospitales de tercer o cuarto nivel equipados; o 20 escuelas; o diez mil viviendas para los que no cotizan para un préstamo bancario. Lo más de $us 5.000 millones que se le ha dado a las multinacionales con la ley de incentivo a la inversión que recorta el IDH de gobernaciones, municipios y universidades se traducen en despidos en la administración pública, postergación de proyectos locales, falta de recursos a la educación, luchas como la de salubristas y universitarios.

Con Glencore además hay un elemento que complica aún más el panorama. Esta multinacional es socia al 45% en la empresa mixta ILLAPA de Porco en la cual comprometió un plan de inversión necesario para relanzarla en un entorno desfavorable de precios. No cabe duda que la multinacional pondrá sobre la mesa este plan de inversión comprometido en Porco, sobre el cual no hay transparencia desde el gobierno, para forzar negociados a su favor.

La única alternativa es la expulsión de esta multinacional y la reversión de todos los incentivos que se le han otorgado a las multinacionales del gas. El MAS se ha demostrado dispuesto a enfrentar al imperialismo por la reelección de Evo Morales pero no para afirmar que un país necesitado de hospitales, escuelas y viviendas no puede indemnizar a multinacionales que nos saquean. Esta es la razón de su desgaste interno. Pero solo haciendo primar las necesidades del pueblo pobre y trabajador sobre el lucro privado se sienta la soberanía y se hace cambio.