“¿Cuándo vamos a mejorar?”: un testimonio de la condición laboral juvenil

precariedadAna y Jimena son dos jóvenes trabajadoras que acaban de perder su empleo en una empresa que ahora han demandado a la Jefatura Departamental del Trabajo de Potosí. Su historia, que aceptaron contarnos, no es única: se trata más bien de un testimonio bastante fiel de la difusa precariedad laboral juvenil en Bolivia.

Juventud Marxista (JM): antes que todo queríamos agradecerlas por aceptar esta entrevista. Para que nuestros lectores las puedan conocer, háblenos un poco de ustedes, sus estudios, su familia… esto

Ana (A): mi nombre es Ana, tengo 28 años, soy diplomada en contabilidad general en un instituto fiscal de aquí, el INCOS, que es donde había conocido a Jimena. Soy la tercer de cuatro hijos, mi mama falleció cuando estaba en secundaria y mi papa tiene 67 años pero todavía trabaja esperando que los hijos hagamos nuestras vidas.

Jimena (J): mi nombre es Jimena, tengo 27 años, soy de Tomave, bueno de una comunidad de por ahí, tengo 2 hermanos y una hijita de 3 años que está con mis papás en el campo. Su papa de mi hijita está en Tarija trabajando. Como te lo ha dicho Ana yo también soy contadora y… ¿qué más? Estoy aquí en Potosí y espero poder encontrar un buen empleo para traer a mi hijita a la ciudad antes de que empiece el kínder para que sea mejor que yo.

JM: cuéntenos de los problemas con la empresa donde trabajaban…

A: Yo y Jimena entramos a trabajar en esta empresa del sector salud en la misma semana, en febrero de 2014. Nos turnábamos como contadoras…

JM: ¿Cuál era el horario de trabajo?

A: … de 8 de la mañana a 2 de la tarde y de 2 de la tarde a 8 de la noche, de lunes a lunes. Nos turnábamos, una semana las mañanas y la siguiente las tardes. El sueldo era de 1.500 Bs por mes. No teníamos contrato hasta cuando a principio de septiembre la gerente se me acerca y me dice “aquí está tu contrato, tienes que firmar”. Yo lo he leído y le dije que no. Decía que estaba contratada hasta el 30 de septiembre de 2015 y que renunciaba a todo beneficio social, al pago del retroactivo por el aumento salarial y además que si me ocurría algo en el trabajo la empresa no era responsable y todos los gastos corrían por mi cuenta. Me estaban despidiendo y además querían estar tranquilos que no los iba a demandar…

J: … lo que pasa es que unos meses antes despidieron a otra trabajadora que ahora está en juicio, así que no querían repetir lo mismo con nosotras. Cuando vinieron donde mí ya habíamos charlado con Ana al cambio de turno, así que yo también le dije lo mismo que ella. Así que al día siguiente la gerente nos ha convocado a las dos, y ahí quería explicarnos que la empresa anda mal por el paro…

JM:… el paro de 27 días en Potosí…

J:… si pero ¿acaso somos tontas? Nosotras manejábamos las cuentas ¿Cómo nos van a querer engañar con esto? Yo le dije que no teníamos nada con ella, la gerente, pero que no íbamos a aceptar… podíamos renunciar a las horas extras que siempre hicimos, pero por lo menos nos tenían que dar el retroactivo y los beneficios sociales…

JM: la contribución a la AFP por ejemplo…

A: … bueno la verdad esto ni lo pensamos. Entre nosotras habíamos hablado del retroactivo y de los duodécimos correspondientes del aguinaldo y el doble aguinaldo….

J: … como no nos pudieron convencer, la semana siguiente llega uno de los socios y nos propone 1500 Bs para salir de la empresa firmando el contrato de ellos. Pero si te das cuenta esto no alcanza ni para el retroactivo, así que sin ni siquiera pensarlo rechazamos.

JM: y ¿Cómo está la cosa ahora?

A: Bueno, ellos tal vez tomando sus recaudos, nos han despedido lo mismo a fines de septiembre y nosotras los hemos demandado a la Jefatura del Trabajo. Ahora estamos esperando que nos convoquen…

J: Yo la verdad espero que ahí se pueda solucionar de buena manera. Es que si no llegamos a un acuerdo o si la empresa no cumple, tendríamos que demandarlos con un abogado… esto va a tardar mucho y no va a ser nada fácil… Me imagino que ellos también lo saben…

JM: se han preguntado ¿por qué han sido despedidas? ¿Tiene algo que ver el hecho de ser mujeres?

A: Bueno, esto está claro… todos hacen así para no tener que pagar beneficios sociales…

J: …no sé si ser mujeres ha sido el problema… en otras ocasiones me ha pasado… en nuestro curso la mayoría éramos mujeres, pero no sé cómo le fue a los chicos… no sabría decir…

JM: ¿esta es la primera vez que le pasaba esto?

A: en cuanto a mí, antes estuve haciendo solo trabajos pequeños, ya sabes: internet, fotocopiadoras… cosas que no duran… Aquí podía ser diferente y la verdad me siento muy decepcionada… pero ahora me doy cuenta que no somos una excepción…

J: yo antes estuve trabajando en una oficina. Igual así nomás… ganaba 1200 Bs pero nunca hubo problemas. Solo que me embaracé, no tenía entonces donde dejar a mi hijita ni si hubiera querido y tuve que dejar el empleo. Me dio rabia pero ¿Qué iba a hacer?

JM: desde su punto de vista ¿Cómo está la situación de los trabajadores en el país?

A: yo creo que Evo ha hecho cosas buenas… el año pasado cuando recibí mi primer doble aguinaldo estuve feliz, contenta de estar en la empresa, no lo puedo negar. Pero ¿de qué sirven tantas leyes si no la hacen cumplir? Me molesta tanto trámite para un derecho…

J: yo estoy buscando otro empleo… tal vez, ojalá, ya encontré uno… pero igual sin contrato, sin beneficios y con el sueldo mínimo, bueno en realidad 1500 Bs. No sé… si no cambia esto ¿Cuándo vamos a mejorar?