UMSS: defender y ampliar la lucha por la calidad de la educación

Desde la Juventud Marxista de Bolivia expresamos nuestra plena solidaridad a la lucha de los universitarios de la UMSS de Cochabamba contra laumss resolución que, en violación de cualquier norma de la Autonomía Universitaria, dispone la titularización de docentes sin examen de competencia. Exigimos la liberación sin ningún cargo judicial de todos los compañeros universitarios detenidos y la anulación de la resolución que ha desencadenado el conflicto.

El rector de la UMSS se ha atrincherado y encaprichado en la defensa de una resolución que la comunidad universitaria nacional y sus instituciones consideran ilegitima. La Tercera Conferencia Nacional Extraordinaria de Universidades determinó no acreditar la titularización de docentes extraordinarios dispuesta con una resolución que el rector de la UMSA de La Paz ha caracterizado de ilegal. El mismo Vicepresidente Álvaro García Linera, ex docente de la UMSS, ha defendido públicamente que la titularización docente sea por examen de competencia, lamentando pero que “por culpa de unos cuantos” la casa superior de estudios de Cochabamba esté cerrada.

En la misma línea organizaciones estudiantiles afines al MAS dentro de la UMSS, aun expresando su crítica a la resolución de titularización docente parecen más enfocadas en desprestigiar a la FUL-URUS que a defender las razones de la lucha, acabando, quiérase o no, por jugar un papel de esquiroles, aún más inaceptable por la represión policiaca sufrida por las manifestaciones estudiantiles. Si la lucha es justa es también necesaria, y es ABC para cualquiera que solo participando en ella uno puede ganarse el derecho a reivindicar una gestión democrática de la misma y a proponer salidas que le permitan triunfar.

Al estado actual de las cosas no hay más salida posible: o se desmoviliza so pretexto del dialogo, como piden docentes y autoridades universitarias para ganar tiempo y fuerza, ejerciendo presiones sobre los estudiantes, o se deja sin efecto la resolución en cuestión y sobre esta base se empieza a afrontar en las sedes apropiadas (un Congreso Universitario) los problemas de fondo relacionados a las cátedras: examen de competencia, la legalización de títulos y maestrías obtenidos en el exterior, el problema de la carga de “0” horas de muchas universidades etc. Esta vía, que defendemos, o la derrota son las únicas salidas posibles a estas alturas.

La FUL-URUS ha lanzado la idea de un paro cívico proponiéndola a las diferentes organizaciones sociales de Cochabamba. La idea en abstracto es correcta: involucrar a la sociedad, la clase obrera y las organizaciones populares en los problemas de la calidad de la educación universitaria. Sin embargo es tiempo ya que el pueblo pobre y trabajador no reconoce la Autonomía Universitaria como una conquista suya, por haber hecho de la Universidad un país en el país que concede el acceso a la educación superior solo a uno de cada seis hijos de familias trabajadoras y de bajos recursos. Revertir esto sobre la base de temáticas netamente académicas solo es posible haciendo de la gestión de la lucha misma un ejemplo en el cual el pueblo pobre y trabajador pueda reflejarse.

La lucha debe defenderse y ampliarse a toda la comunidad universitaria de Cochabamba y nacional. Para ello es necesario que se impulse la convocatoria a asambleas de carrera y facultades  para elegir un Comité de Movilización entre todos los principales activistas de la lucha. La manifestación nacional del pasado 9 de mayo debe tener continuidad, para que se sienta la presión de toda la comunidad universitaria de Bolivia contra la camarilla docente de la UMSS. Para ello es necesario que delegados elegidos democráticamente en la movilización de Cochabamba viajen a las diferentes universidades del país, consensuando asambleas para explicar como el antecedente generado por la resolución de la UMSS nos afecta a todos los estudiantes universitarios del país.