Después de la Cumbre del Cambio Climático, surge una verdad inconveniente: el problema es el capitalismo

El pasado sábado, 12 de diciembre por la noche, hubo escenas de júbilo en París, cuando los delegados de casi 200 países celebraban el resultado de más de dos semanas de negociaciones en la Conferencia de Cambio Climático 2015 de las Naciones Unidas - COP21-. Los líderes mundiales han declarado que el acuerdo de París es un hito "histórico" en la lucha contra el cambio climático; un despliegue sin precedentes de cooperación en términos de los esfuerzos internacionales para frenar el calentamiento global.

Según el Financial Times (12 de diciembre 2015), "John Kerry, Secretario de Estado de EEUU, dijo: "Esta es una tremenda victoria para todos nuestros ciudadanos... Es una victoria para todo el planeta y para las generaciones futuras… Sé que todos vamos a estar mejor por el acuerdo que hemos terminado aquí hoy ", mientras que" Xie Zhenhua, de China el principal negociador climático, calificó el acuerdo como un "hito en los esfuerzos globales para responder al cambio climático."

En otra parte, siempre según el Financial Times (13 de diciembre 2015), "Angela Merkel, Canciller de Alemania, dijo que el acuerdo era" la primera vez que toda la comunidad mundial se ha obligado a actuar - a actuar en la batalla contra el cambio climático global", mientras que el Papa Francisco también elogió el "esfuerzo concertado y la generosa dedicación de los involucrados.”

Pero antes incluso de que la tinta se hubiera secado en el papel, las dudas ya estaban siendo puestas de relieve sobre la viabilidad del acuerdo - dudas que, en última instancia, reflejan las limitaciones y contradicciones del sistema capitalista.

Elevación de las temperaturas; aumento de la presión

COP21Entonces ¿por qué todas las palmadas en la espalda y la auto-felicitación entre los representantes en el COP21? En muchos aspectos, la alegría exhibida en París fue el resultado de las extremadamente bajas expectativas que han sido sembradas en relación a tales negociaciones, debido a los años de posturas y parálisis anti-climáticas.

Durante más de dos décadas, hasta ahora, el mundo ha sido tratado para una exhibición anual de la completa impotencia de los líderes políticos, que han fracasado de manera rutinaria en un acuerdo sobre cualquier camino a seguir en términos de reducción de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Los delegados simplemente no han sido capaces de decidir cómo la responsabilidad debe ser compartida, con los representantes de cada nación simplemente tratando de exportar el problema a otra parte. El último gran intento en Copenhague en 2009 logró casi nada, con el único resultado de ser un "acuerdo" patético, valió menos que el papel en que fue escrito. Por consiguiente, el hecho de que algo se haya acordado en esta ocasión se considera que es un logro importante.

Muchos comentaristas, sin embargo, han ido mucho más allá y elogiaron el acuerdo de París por el compromiso de casi todos los países a un programa de objetivos de reducción de emisiones de carbono que tiene como objetivo mantener los aumentos de la temperatura global (en comparación con los niveles preindustriales) por debajo de 2°C, con los esfuerzos de limitar el aumento a uno aún más ambicioso de 1,5 °C. Además, el acuerdo exige a los países revisar y evaluar su progreso y metas cada cinco años, con el objetivo de tener las emisiones mundiales de carbono promedio neto de cero para el año 2050. Y por primera vez, los mayores emisores - los EEUU, China e India - se inscribieron en un acuerdo internacional sobre el cambio climático.

El hecho de que estos compromisos se hayan hecho es un reflejo de la campaña y de la presión desde abajo que han tenido lugar durante los meses y años previos al COP21. Como los impactos naturales y sociales del cambio climático se harán evidentes para todos, con cientos de miles en las calles en todo el mundo en las últimas semanas exigiendo la protección de nuestro planeta, los delegados en París han sentido los ojos del mundo en llamas sobre sus cabezas, mientras intentaban negociar un acuerdo.

El elefante en la habitación

Sin embargo, los límites del acuerdo de París también fueron rápidamente puestos a la vista. Muchos han señalado acertadamente que el acuerdo de París no ofrece ningún compromiso legalmente vinculante para reducir las emisiones de carbono - un punto de contención que estaba en el centro de los fracasos en todas las negociaciones anteriores. Para evitar la vergüenza en esta ocasión, el organizador de la ONU simplemente ignoró este elefante en la habitación, en su lugar pidió a los países a suministrar los "intentos" de objetivos para la reducción de emisiones. Pero, como señala The Economist (12 de diciembre 2015):

"Los esfuerzos descritos en los compromisos sobre la acción climática –“forzar contribuciones nacionales determinadas” de los 186 países que participaron en las negociaciones de París - están más en línea con un calentamiento total de 3°C que de uno de menos de 2°C, el límite que se ha escrito en documentos anteriores de la ONU, y mucho menos de 1,5°C".

Michael McCarthy, columnista de medio ambiente para el Independent, afirmó que "el tratado que ha llevado cuatro años laboriosos en su elaboración, no es simplemente suficiente."

"No podrá hacerlo, en su forma actual, mantener el calentamiento global por debajo del umbral de peligro reconocido por el mundo de 2ºC por encima del nivel preindustrial - menos aún por debajo del nuevo límite "aspiracional "de 1,5º C, que la conferencia decidió en una de sus más llamativas jugadas".

El ambientalista y periodista, sigue:

"Tenemos que ser claros: no hay garantía alguna de que el actual acuerdo traiga los recortes necesarios en las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que están causando que la atmósfera se caliente, con efectos potencialmente desastrosos. Las reducciones de CO2 voluntarias que prácticamente todos los países prometieron en el período previo a la conferencia, incluso si se aplican en su totalidad - y eso es un gran si bien… - sólo llevará a cabo el proyectado calentamiento a 2,7°C en el mejor de los casos, que es una muy buena entrada la peligrosa zona para el mundo; y este reconocimiento de las limitaciones del acuerdo está en el centro de las críticas dirigidas el fin de semana por algunos de los grupos más radicales de las campañas contra el cambio climático".

Hay que añadir, sin embargo, que incluso los objetivos limitados y los planes que se han acordado en el COP21 no representan más que buenas intenciones en el momento actual. Como el economista, Jeffrey Sachs, enfatizó en respuesta a los resultados de las negociaciones sobre el cambio climático, en el Financial Times (12 de diciembre 2015):

"Los diplomáticos han hecho su trabajo: El acuerdo de París señala que apunta en la dirección correcta... Lo que no hace, sin embargo, es garantizar su aplicación, que sigue siendo dominio de los políticos, hombres de negocios, científicos, ingenieros y la sociedad civil".

Sachs - un renombrado economista burgués - está siendo un poco generoso con sus amigos en Washington y Wall Street, sin embargo; la falta de acción contra el cambio climático no reside en lo más mínimo en las manos de "científicos, ingenieros y la sociedad civil". El problema no es de la ciencia y la tecnología, sino de los intereses de clase, son los empresarios y banqueros - y sus representantes políticos en todos los países - en primer lugar los que buscan proteger las ganancias de las grandes empresas.

Esto se mostró claramente en cuestión de horas después del acuerdo de París, cuando los directores ejecutivos de las principales empresas de combustibles fósiles - tan seguros de tener la última palabra en materia de política y regulación ambiental - declararon que ellos no vieron ningún cambio en sus planes como resultado de las negociaciones del COP21. De hecho, hacen hincapié en este punto sin ambigüedades, los políticos Republicanos estadounidenses hablaron categóricamente de su oposición al acuerdo de París, como informa el Financial Times:

"En los EEUU, Mitch McConnell, líder de la mayoría Republicana en el Senado, cuestionó el acuerdo de París, diciendo que la parte estadounidense se basó en medidas defendidas por el presidente Barack Obama que fueron impugnadas en los tribunales.

"Antes de que sus socios internacionales hicieran estallar el champán, se debe tener en cuenta que esta es una oferta inalcanzable basada en un plan nacional de energía probablemente ilegal, que la mitad de los estados han presentado una demanda para detener, y que el Congreso ya ha votado para rechazar”, dijo el Sr. McConnell.

Un portavoz de Paul Ryan, el presidente republicano de la Cámara de Representantes, dijo al Financial Times: "Este acuerdo no es vinculante para el Congreso de ninguna manera, y vamos a seguir centrándonos en una política energética que promueva los abundantes recursos naturales de América."

El camino al infierno

mapa cambio climaticoA pesar de las buenas intenciones y los colores políticos de los líderes mundiales que ahora tienen la tarea de aplicar las decisiones tomadas en París, sin embargo, dentro de los grilletes y la camisa de fuerza del sistema capitalista, los acuerdos internacionales siguen siendo, en el mejor caso, inestables e inciertos; en el peor, son utopías e ilusiones peligrosas.

En el fondo, es la barrera del Estado-nación, que bajo el capitalismo existe para proteger los beneficios y los intereses de la clase capitalista dentro de sus fronteras en el escenario mundial. Al igual que una banda de ladrones piratas, estos países pueden ser capaces de cooperar en el corto plazo, siempre y cuando haya suficiente botín para repartir; pero tan pronto como el botín se seca, los bandidos y mafiosos se lanzarán rápidamente al cuello unos contra otros.

El mundo ha sido testigo de importantes acuerdos internacionales en el pasado; sobre todo, la formación del consenso de la posguerra que rodeó al acuerdo de Bretton Woods, que fue responsable de la creación de un sistema monetario internacional, con organismos mundiales como las Naciones Unidas y el Banco Mundial en su timón. Esta cooperación internacional en el período posterior a la guerra, sin embargo, fue producto de una convergencia única de factores históricos, lo que llevó a una enorme mejora económica, y una época sin precedentes de estabilidad geopolítica, presidida por la potencia mundial hegemónica y sin rival del imperialismo norteamericano.

Hoy en día, las condiciones para dicha estabilidad se han ido. Las condiciones materiales para las reformas han sido destrozadas como consecuencia de la crisis más profunda en la historia del capitalismo; la decadencia del imperialismo estadounidense, por su parte, además de los impactos de la crisis económica mundial, han dado origen a las relaciones geopolíticas más turbulentas desde la Segunda Guerra Mundial. Esto se demuestra sin rodeos en la crisis en el Medio Oriente; la desintegración del proyecto europeo; el colapso en los precios del petróleo; el flagelo del terrorismo y el fundamentalismo; y las oleadas de refugiados que huyen de las guerras y de la pobreza en el extranjero.

¿Quién paga?

Al final del día, la cuestión se reduce a una simple pregunta: ¿quién paga? Como parte del acuerdo de París, los países capitalistas avanzados se han comprometido a transferir al menos 100 mil millones de dólares al año a los países en desarrollo en 2020, para ayudar a las naciones más vulnerables a hacer frente a los impactos y efectos del cambio climático. Además de esto, hay una clara necesidad de que cientos de miles de millones-más se destinen a inversión en energías renovables y tecnologías verdes necesarias para reducir las emisiones de los objetivos acordados en el COP21.

Y, sin embargo, existe claramente el dinero. Ya, según las estimaciones oficiales de la Agencia Internacional de la Energía, los subsidios a la industria de los combustibles fósiles llegan a casi $ 600 mil millones en total. Además de esto, puede ser que se desee hablar de los 1,6 billones de dólares gastados en todo el mundo en armas, y las armas para combatir en las guerras imperialistas. En lugar de allanar los desiertos del planeta con paneles solares, nuestros gobiernos capitalistas gastan vistosas cantidades para luchar por el acceso al oro negro que se encuentra debajo.

A medida que la crisis global del capitalismo se profundiza y se esparce, aquellos acuerdos internacionales pensados entre diplomáticos y negociadores en el santuario de los centros de conferencias de París serán rápidamente quebrados por la dura realidad del sistema capitalista y su carrera al abismo en su lógica de la competencia.

Ya vemos cómo las duras reformas y los derechos ganados en el pasado están siendo erosionados por los ataques sin fin y la austeridad de la clase dominante, con el fin de proteger los beneficios del 1% de la población. Del mismo modo, las regulaciones ambientales y las reformas peleadas hoy, serán las primeras en ser atacadas - junto con lo que queda de los derechos de los trabajadores a organizarse en contra de sus patrones - en el futuro, a medida que los capitalistas traten de recuperar los beneficios que han perdido como resultado de dichas leyes.

Los analistas burgueses más clarividentes ya han llegado a la conclusión de que otra recesión mundial está en el horizonte, amenazando con sumir a la economía global de nuevo en la oscuridad de la recesión y la crisis. En tal caso, todas las buenas palabras acordadas en el COP21 bajo la observación y escrutinio de la población del planeta serán rápidamente tiradas a un lado cuando los políticos burgueses se apresuren a salvar el sistema que les beneficia y a la clase que representan.

El parásito del capitalismo

Después de siete años de crisis sin fin, los capitalistas y sus representantes políticos han demostrado claramente que son incapaces de dirigir la economía, por no hablar de la gestión de algo tan complejo e importante como el medio ambiente. Y sin embargo, la riqueza y la tecnología para resolver los problemas del cambio climático están a la mano justo en frente de nosotros, a la espera de ser recogidas, si se las coloca bajo el control de la sociedad, y se utilizan en interés del 99%, en lugar de las ganancias de unos pocos.

El problema fundamental no es de voluntad política, sino de las leyes económicas y su lógica. Sólo mediante la sustitución de las leyes de la competencia, la ganancia y la propiedad privada con un plan de producción socialista, democrático y racional, podremos poder hacer frente en serio a las cuestiones ambientales con el vigor necesario.

En medio de todas las celebraciones en París, como marxistas debemos decir una verdad incómoda: la única manera de garantizar la salud y la protección de nuestro planeta es poner fin al sistema capitalista canceroso y parasitario que le está chupando la vida.