Hacia un 1o de Mayo de Lucha - Volante de la Corriente Marxista Internacional "El Militante"

POR UNA MARCHA NACIONAL EN SANTA CRUZ

El cierre de las fábricas aceiteras decidido unilateralmente por la patronal en reacción a la prohibición a la exportación de aceite es una prueba más del sabotaje de la economía científicamente organizado por la burguesía nacional y de su carácter parasitario y vende patria. A lo contrario que orientar la producción de aceite hacia el mercado nacional para abastecerlo a precios accesibles a la población cierran las empresas azuzando contra el gobierno pequeños productores soyeros, transportistas y sectores de la clase trabajadora chantajeados y amedrentados con la perdida de su fuente de trabajo, mientras que a lo contrarios los hambreadores del pueblo banquetean en privado gracias a la riqueza acumulada en años de subvenciones estatales, y en publico lloran perdidas millonarias.

El cierre patronal no es algo nuevo en el proceso revolucionario que atraviesa América Latina. Después del golpe de Estado de hace 6 años en Venezuela los empresarios intentaron derrotar el gobierno parando por meses la producción, lo que estaba echando de rodilla la economía venezolana. Los trabajadores - comenzando por los petroleros de PDVSA - reaccionaron ocupando y reactivando las plantas productivas. Nuestros compañeros de la Corriente Marxista Internacional en Venezuela comenzaron una campaña que llevó a la nacionalización de las primera dos empresa expropiada a los saboteadores - una papelera, INVEPAL, y una fabrica de producción de válvulas, INVEVAL - y a la conformación del Frente Revolucionario de Trabajadores de Empresas Ocupadas y en Cogestión (FRETECO), asestando un duro golpe a los intentos golpistas del empresariado venezolano.

El desarrollo de los acontecimientos en Bolivia muestra una vez más clara y rotundamente que nuestra lucha es en primer lugar y sobre todo lucha de clase: pertenece en primera persona a la clase trabajadora y a la COB la tarea de derrotar el saboteo y la sedición del empresariado boliviano. La intención de la patronal es seguir por el camino del chantaje, el saboteo económico que hambrea nuestro pueblo y la provocación: la reacción de la clase trabajadora debe ser firme y contundente. Es urgente que la COB prepare, organice y llame a la movilización nacional bajo las consignas:

  • A empresa cerrada, empresa ocupada, empresa nacionalizada: demostremos que los trabajadores no necesitamos patrones para producir por el bien de nuestra gente;
  • No al chantaje de la burguesía nacional: ¡que muera el 21060! Por la seguridad y los derechos laborales y sindicales;
  • No a la Autonomía que quiere romper la unidad de la clase trabajadora y del campesinado boliviano: no serán los empresarios a la cabeza del proceso autonómico en todos los departamentos del país, los mismos que se rehúsan a reconocer un aumento salarial del 10% mientras matan y esclavizan a nuestros hermanos campesinos, a mejorar nuestras condiciones de vida; no será la Autonomía de los hambreadores y vende patria quienes van a desarrollar el país, a dar trabajo a nuestros hijos y tierra a nuestros campesinos.

La emancipación de los trabajadores será obra de ellos mismos.

 

¡QUE VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES,  CAMPESINOS E INDIGENAS DE BOLIVIA!

¡QUE VIVA EL 1º DE MAYO!

¡QUE MUERAN EL FASCISMO Y LA OLIGARQUIA!

Download PDF